Draxton Atxondo lidera el mercado de fabricación de horquillas de freno para automoción en Europa

La cuota de mercado de la fundición vizcaína es superior al 40% y responde a una estrategia donde priman la especialización, el desarrollo de una ingeniería potente y un crecimiento sostenido.

La localidad vizcaína de Atxondo esconde entre su tejido empresarial una pyme que hunde sus raíces en 1968 y cuya actividad está centrada en los componentes para el sector de automoción, en concreto las horquillas de freno, que son un soporte de seguridad clave en el conjunto del freno de disco de un vehículo. Se trata de la fundición Draxton Atxondo, fabricante de este tipo de horquillas para la mayor parte de las actuales grandes marcas de automoción. “Prácticamente la mitad de los vehículos que transitan por calles y carreteras llevan el sello de nuestra empresa”, explica Marta Ratón, Plant Manager de la compañía.

Recibe gratis nuestros boletines

Suscribirme